Esta semana en ‘Babelia’, el Festival de Salzburgo cumple un siglo

Recomendaciones y novedades editoriales.
¿No puedes verlo bien? Prueba a abrirlo en tu navegador

El gran teatro del mundo cumple 100 años

Por Javier Rodríguez Marcos

Amor y asco en Salzburgo. Hoy comienza el festival de Salzburgo, el más famoso del mundo. Luis Gago está allí y explica en nuestra portada los motivos de su éxito. ¿Por qué Salzburgo? La respuesta la dio uno de sus creadores, el escritor Hugo von Hofmannsthal: “Se encuentra a medio camino entre Suiza y los países eslavos, a medio camino entre la Alemania septentrional y la Italia lombarda; se encuentra en el centro entre sur y norte, entre montaña y llanura, entre lo heroico y lo idílico; se encuentra como construcción entre lo urbano y lo rural, lo ancestral y lo moderno, lo principesco barroco y lo campesino deliciosamente eterno: Mozart es la expresión de todo ello. La Europa central no cuenta con un lugar más hermoso, y es aquí donde tenía que nacer Mozart”. Pero no todos eran tan entusiastas, recuerda Gago. Ahí está Thomas Bernhard, que calificó el festival de “fachada pérfida”. Amor y odio caben en una crónica por la que pasan los nazis, Herbert von Karajan o Gerard Mortier. Sea como fuere, hace tiempo que el festival consiguió un “doble objetivo: atraer a los mejores artistas e intelectuales, además de contar con la mejor orquesta residente imaginable (la Filarmónica de Viena) y, de resultas de ello, fidelizar a un público internacional y de altísimo poder adquisitivo, dispuesto a pagar grandes sumas de dinero para disfrutar de una oferta exclusiva en un enclave natural y arquitectónico excepcional”.

Al pan, pan. Como no solo de Mozart vive el hombre, Guillermo Altares entrevista a Paloma Díaz-Mas, que publica El pan que como, un libro sobre la comida que terminó convirtiéndose en un repaso a la vida de su autora y a la historia de España. La religión, la política y el papel cambiante del pan en nuestra alimentación son algunos de los temas que aborda en la charla esta especialista en literatura oral. “Cocinamos para compartir”, dice. De aquí que “los países que se toman la gastronomía en serio pueden entenderse mejor”.

Italia, ciudad abierta. Como viajar al extranjero se ha convertido en materia sensible, repasamos cuatro novelas italianas recientes que tienen como eje comúnla ciudad actual (ya sea para contar una historia familiar o la vida de una inmigrante africana). Los libros son deGianrico Carofiglio (Las tres de la mañana), Gianfranco Calligarich (El último verano en Roma), Melania G. Mazzucco (Estoy contigo. Historia de Brigitte/ y Domenico Starnone (El juego). El comentario corre a cargo de Javier Aparicio Maydeu.

El siglo del capitalismo, el siglo de la hipercomercialización. En pleno auge del ensayo económico, Branco Milanovic publica en español Capitalismo, nada más. El futuro del sistema económico que domina el mundo, que, nos dice Ignacio Fariza en su lectura, traza un ambicioso recorrido por la forma en la que la economía de mercado acabó por dominarlo todo y consiguió que todos, más allá de culturas y lenguas, nos rijamos por un código único y “entendamos el mismo lenguaje de la obtención de beneficios”.

Pensadores intempestivos. El verano es tiempo de meditación y durante agosto publicaremos una serie de Juan Arnau sobre distintos filósofos. Empezamos por Henri Bergson, cuya idea del tiempo y la duración ha cobrado actualidad durante el confinamiento.

El gran teatro del mundo cumple cien años
El gran teatro del mundo cumple cien años
Con una edición demediada por las imposiciones sanitarias derivadas de la pandemia, el Festival de Salzburgo, fiel a sus orígenes, inicia hoy la celebración de su centenario con el sempiterno ‘Jedermann’ en la plaza de la catedral

La ciudad como protagonista literaria
La ciudad como protagonista literaria
Los paisajes urbanos evocan los recuerdos y sostienen una trama. Cuatro escritores llevan de viaje al lector por los escenarios de Nápoles, Roma y Marsella

Paloma Díaz-Mas: “Cocinamos para compartir”
Paloma Díaz-Mas: “Cocinamos para compartir”
La escritora reflexiona en ‘El pan que como’ sobre la comida y la historia. “Los países que se toman la gastronomía en serio pueden entenderse mejor”, afirma

De repente, el último verano
De repente, el último verano
Vicente Gallego y Yolanda Castaño inauguran una colección de poesía en un estío con nuevos versos de Isabel Pérez Montalbán y Pilar Adón

Y además…

De Valle-Inclán a Fellini: el plagio que conecta el grotesco italiano y español
De Valle-Inclán a Fellini: el plagio que conecta el grotesco italiano y español
Un ensayo indaga en los paralelismos del cine de ambos países en los cincuenta y sesenta partiendo del parecido entre el guion de ‘El milagro’ y la novela ‘Flor de santidad’

François Pinault, el último mecenas de la Serenísima
François Pinault, el último mecenas de la Serenísima
El magnate francés del lujo tiene en el Palazzo Grassi y la Punta della Dogana de Venecia dos escenarios privilegiados por los que desfila su colección de 3.000 obras de arte contemporáneo

La libertad era un castaño para Ana Frank
La libertad era un castaño para Ana Frank
Numerosas obras literarias presentan a los árboles como el patrimonio de la infancia y de la libertad

Libros esenciales para una biblioteca perfecta, por Antonio Muñoz Molina
Libros esenciales para una biblioteca perfecta, por Antonio Muñoz Molina
El escritor recomienda algunos de los libros de su selección ideal

En EL PAÍS, decenas de periodistas trabajan para llevarte la información más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo y disfrutar de acceso ilimitado, puedes hacerlo aquí por 1€ el primer mes y 10€ a partir del mes siguiente, sin permanencia.
Suscríbete
Gracias por leernos
Disfruta de otras newsletters de EL PAÍS
Publicidad
Has recibido esta comunicación porque has solicitado recibir la newsletter de Babelia. Para más información sobre el tratamiento de tus datos personales, consulta la Política de Privacidad de los medios Prisa

Si deseas dejar de recibir este tipo concreto de comunicaciones en tu cuenta de correo electrónico tiendasfrikiscineseriestvcomicsjuegos@barcelonafriki.com, puedes darte de baja.

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes acceder a tu perfil para cambiar tus preferencias de comunicaciones, editar o cancelar tus datos.

Si quieres darte de baja de forma definitiva de los medios Prisa, o si quieres ejercer tus derechos de acceso, rectificación, supresión, oposición, limitación y portabilidad puedes hacerlo a través de la dirección: privacidad@prisa.com» style=»color:#555555″>privacidad@prisa.com desde tu cuenta de correo tiendasfrikiscineseriestvcomicsjuegos@barcelonafriki.com.